Francia: Un paisaje electoral cambiante

Publicado: abril 21, 2017 en Política

Emmanuel Macron, el cuasi-imberbe y cuasi-socialista candidato independiente, exministro de las desacreditadas finanzas del muy poco acreditado presidente Hollande, podría salir paradójicamente como el ganador de la inquietante e inédita justa electoral, que definirá en dos tiempos quién es el próximo presidente de una Francia, siempre acosada por el desempleo y últimamente asaltada por las derivas xenofóbicas que provienen del populismo nacionalista de la extrema derecha. El primer tiempo se juega este domingo 23, día en el que los ciudadanos determinarán cuáles son los candidatos más votados, los que dirimirán su fuerza en el segundo tiempo (ballotage), el domingo 7 de mayo.

El paisaje político

No ha dejado de sorprender la evolución del cuadro de fuerzas políticas en los 6 meses previos a la primera vuelta, si se le compara con las tendencias de larga duración, aquellas que han caracterizado al sistema de partidos durante el régimen de la 5ª república, ese que estableciera el general De Gaulle, en 1958.

Normalmente, en el primer tour decantan sus fuerzas los componentes de las dos grandes familias políticas, la derecha y la izquierda; a fin de ver cuál candidato resulta avante dentro de cada una de esas familias, para la disputa final en el segundo tour. Vuelta ésta en la que usualmente se enfrenta  el candidato mayoritario de la familia de la derecha con el de la izquierda, habitualmente un socialista, por oposición al comunista.

Así, el primer tiempo en las elecciones ha servido para señalar al candidato de la izquierda, entre los socialistas, los comunistas y otros grupos radicales. Mientras tanto, en la derecha compiten los conservadores no radicales y el gaullismo, arropado éste con tintes populistas, y finalmente ganancioso durante las últimas décadas, con candidatos como Jacques Chirac y Nicolás Sarkozy.

A finales de los años 80, un nuevo actor ingresó al juego político, como factor que perturbaba la competencia; era la extrema derecha del anti-semita Jean-Marie Le Pen, quien para entonces conquistó el 14% del electorado. Hoy, bajo la batuta de Marine, la hija del fundador y dueña de aproximadamente el 24% de las intenciones de voto, aparece como una de las fichas que probablemente pase a la segunda vuelta; algo que, aunque ya sucediera en 2002, no deja hoy de representar una expectativa claramente desestabilizadora del ajedrez político, por tratarse de una opción amiga de la discriminación, poco cercana a los derechos humanos, y enemiga de la Unión Europea, proyecto éste del que el país ha sido pieza central.

Entre tanto, las opciones tradicionales en el liderazgo de la derecha y la izquierda han bajado sensiblemente en las apetencias de los electores. Mucho más por supuesto el partido socialista, después del errático gobierno de Hollande, quien tuvo que pelear sin mucho éxito contra la crisis de recesión heredada del 2008. También ha sufrido el gaullismo, ahora rebautizado Los republicanos; pues su candidato oficial, el muy católico François Fillon, cayó estrepitosamente en las encuestas, a raíz del escándalo en el que se vio envuelto por un hecho miserable y mezquino de corrupción.

En cambio, quien se trepó en las preferencias públicas fue el Joven Macron, semi-socialista y semi-liberal; quien además se presentó por fuera de los partidos, en nombre de  En Marche, su propio movimiento.

Competencia inédita

Lo inédito en la 5ª república es el hecho de que los dos candidatos que aparecen con mayores probabilidades de pasar al ballotage son personajes que están por fuera de las dos familias que han dominado el espacio de la competencia política. Con lo cual, la extrema derecha y un independiente provocan un recambio de composición en las mayorías dentro del formato de multipartidismo  moderado que caracteriza a la democracia francesa.

Se trata de un recambio que es completado con el descenso de la derecha, el hundimiento del socialismo, y el ascenso sorprendente de la izquierda radical, en cabeza de Jean-Luc Mélenchon, un exsocialista situado en el otro extremo del espectro político, por oposición a Marine Le Pen; y quien subió en las encuestas hasta rozar el 20% en las preferencias electorales.

Por esta razón, aunque estas últimas –las inclinaciones de los electores- están encabezadas por Macron y Le Pen, la competencia hasta la última semana se ha estrechado entre cuatro de los competidores, por lo que los pronósticos se hacen crecientemente inciertos; tanto más cuanto que aún hay una proporción importante de votantes que no han tomado su decisión o que todavía la pueden cambiar.

Con todo, si las encuestas están en lo cierto, y Macron y Le Pen salen airosos, el primero debiera ganar ampliamente la segunda vuelta, pero vérselas con una Asamblea en manos de la derecha; una fuerza política por cierto hoy mayoritaria en Francia; razón por la cual, Fillon aún tiene su oportunidad, si muchos votantes de la derecha y de la Francia profunda olvidan sus escrúpulos morales y a última hora le regalan su apoyo, a pesar de las ostensibles faltas a la ética pública por parte del candidato. Caso en el cual, la alternativa para el votante progresista y moderno no sería atractiva en modo alguno; sería apenas la competencia entre la derecha conservadora y católica, por una parte; y la extrema derecha, hiper-católica, cuyos símbolo escogido es Juana de Arco, y además nacionalista; a pesar de los esfuerzos de aggiornamento y des-satanización, puestos en escena por la propia Marine para conseguir una distancia aparente y funcional frente a su padre.

Según IFOP,  a cuatro días de las elecciones, y sin contar con los efectos del atentado en Champs Elysees, las intenciones de voto eran: Macron 23.5%; Le Pen 22.5% Fillon 19.5%; Mélenchon 18.5% y Hamon (el socialista) 7.5%.

Así, si se mantienen las tendencias de la opinión, el presidente en mayo será Emmanuel Macron, pero si la liebre de la derecha salta, a pesar de todo; entonces la presidencia le corresponderá a Fillon, un evento abriría el campo para reproches sin fin y señalamientos permanentes contra el presidente de la república.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s